Hematoma Subdural Crónico

Es la acumulación lenta y progresiva de una pequeña cantidad de sangre que en lugar de reabsorberse, se perpetúa en el tiempo. El organismo reacciona intentando encapsular la colección, y aparecen tabiques y membranas. Este hematoma comienza a adquirir mayor espesor, el cual inicialmente es bien tolerado, pero con las semanas puede comenzar a dar síntomas: cefalea, pérdida de fuerza en un hemicuerpo, convulsiones, dificultad para hablar, etc.

Se diagnostica con una tomografía, y una vez consultado al neurocirujano, este podrá intervenir de urgencia o bien programar la cirugía según el estado del paciente. La cirugía es sencilla y suele involucrar la realización de una o dos pequeñas incisiones, lavados profusos y luego la colocación de un drenaje por 24-48hs.